lunes

LAS ESENCIAS GERMINALES Y CAPACIDAD DE INTEGRACIÓN

ESENCIA GERMINAL DROSERA

Drosera rotundifolia

FRASE CLAVE: Despierta el Yo Integro
NOMBRE BOTÁNICO: Drosera rotundifolia
SINÓNIMAS: drosera, hierba de la gota, hierba del rocío, rocío del sol
ESPECIE: Familia Droseráceas
PALABRAS CLAVES:
+ Antiespasmódica. Capacidad adaptativa. Regeneración psico-física. Recuperador enegético. Chakras Laríngeo y Plexo Solar.
- Carencias afectivas, parasitósis emocional, personalidades marginales, voracidad emocional y material, alta autoexigencia, situaciones límites y/o asfixiantes. Miasma sycótico. Toxemia del carnívoro. Asma.


Genereladidades
Prácticamente todas las plantas forman parte una relación depredador-presa, en la que el depredador es el herbívoro y la planta la presa; sin embargo, hay ciertas plantas que han llegado a invertir el papel tradicional de comportamiento en la relación planta-animal, pasando a ser depredadoras y los animales presas.

La Drosera es una planta vivaz muy pequeña con tallos verde rojizo, hojas pecioladas en roseta, cubiertas de pelos glandulares rojos, que pueden recurvarse hacia el centro de la hoja y atrapar insectos que la planta digiere inmediatamente. Sus flores son blancas y pequeñas.

Sus principios activos son naftoquinonas (vitamina K, imprescindible en el proceso de coagulación sanguínea), tanino, ácidos orgánicos, quercitol y kenferol (flavonoide, de acción antioxidante). Enzimas proteolíticas y pepsinasa. Gomorresina.

La Drosera es una planta carnívora, que obtiene la totalidad o la mayoría de sus requerimientos nutricionales mediante el atrapamiento y consumo de animales, especialmente insectos. Las plantas carnívoras generalmente crecen en lugares donde el suelo es pobre, en especial en nitrógeno, como las tierras ácidas pantanosas. Es decir, que su comportamiento se debe a una necesidad adaptativa.

Posee hojas en rosetas que segregan un fluido viscoso con aroma parecido al de la miel. Cuando un insecto se posa en la hoja, queda atrapado en los pelos pegajosos. Después sus tentáculos se curvan hacia adentro hasta que se cierran. La digestión de la presa se lleva a cabo mediante la acción de enzimas que son secretadas después de atrapar al insecto, pero también se hace necesaria, en algunos casos, la presencia de hongos simbióticos o de algunos microorganismos, como las bacterias que intervienen en el proceso mediante el cual son digeridos.


Sus propiedades terapéuticas son ampliamente reconocidas en la homeopatía, donde se la utiliza como antitusiva espasmolítica, siendo recomendada en casos de tos irritativa, tos ferina, bronquitis crónica, asma faringitis o laringitis aguda. Tiene propiedades expectorantes y antibacterianas. También se utiliza en dermatología, por vía externa para tratar las verrugas, manchas y durezas de la piel, debido a su alto contenido en enzimas proteolíticas, utilizados por la planta para disolver las proteínas de los insectos que capturan.

Su acción psico-emocional y energética es principalmente miamática antisycótica: Personas que se han visto forzadas a vivir en condiciones muy difíciles para su subsistencia desarrollando mecanismos de adaptación antisociales. Personas marginales, que han crecido con carencias afectivas importantes tornándose succionadoras de energía del entorno. Voracidad emocional y material. Posesividad extrema. Adicciones. Personas que exigen a su cuerpo excesivamente: en trabajos forzados, hipertrofiando algún órgano. Oradores (cuerdas vocales), deportistas (corazón, músculos). Situaciones de mucha exigencia laboral, social, familiar. Situaciones de extrema necesidad. Neutraliza pérdidas energéticas producidas por entornos succionadores. Parasitósis emocional. Prevención de tumores o patologías sycóticas. Parásitos mentales: ideas fijas, obsesiones. Ayuda a personas cuya alimentación es esencialmente carnívora en el proceso de desintoxicación. Bulimia, en su fase voraz. Situaciones apremiantes o asfixiantes.


Por lo anteriormente descrito la hace una esencia idónea ante situaciones donde se requiere una gran capacidad de adaptación para no quedar “atrapado” por la misma, verse “devorado” por el entorno o ser “presa” de alguna personalidad demandante, incluso la propia. La capacidad de adaptación requiere mucha flexibilidad, que es muy diferente a debilidad, ante la primera podemos ser libres de elegir actuar o delegar dependiendo los requerimientos de la situación dada, ante la segunda vemos sometida nuestra voluntad a los designios de otros.

Como cita el I Ching en el signo 17, el Seguimiento: "Cualquier situación se torna buena, si uno sabe adaptarse a ella y no malgasta sus fuerzas en falsas resistencias". Esto refiere a que la capacidad de adaptación nos permite situarnos en el tiempo a pesar de las exigencias de éste, y ésta es la única manera de permanecer íntegro.

Vea el Programa del Curso:

ESENCIAS DE SEMILLAS -TERAPIA GERMINAL