domingo

LAS SEMILLAS TRANGÉNICAS

“Que tu alimento sea tu medicina” Hipócrates


Este último tiempo los llamados avances tecnológicos han modificado todo lo que el ser humano ingiere, esta nueva biotecnología esta resultando nociva para la humanidad y todo el planeta, las semillas transgénicas y todos los aditivos químicos que se encuentran en los alimentos hacen que nuestras células se estén nutriendo de sustancias plásticas que interfieren dañinamente con la información que nuestro ser necesita para estar en armonia. Este quiebre artificial nos mantiene dormidos y desconectados de los ciclos naturales de la vida. La Humanidad tiene la Responsabilidad de Despertar. .No sabemos a ciencia cierta cuales son los efectos a largo plazo que esta condición miasmàtica puede generar tanto en el nivel psicològico como somàtico. Si la mayor parte de nuestra energìa vital debe necesariamente provenir de los alimentos, pensemos por un instante què tipo de estos estamos utilizando para incorporar energìa a nuestro ser. Es fundamental prestar atención a la micronutrición celular, "Que tu alimento sea tu medicina", decía el Médico Naturista Hipócrates.

Las Semillas, son verdaderos resonadores còsmicos armònicos y por medio de lo que propone la Terapia Germinal con las Esencias de Semillas, proveen al ser humano el estìmulo energètico necesario para la recuperaciòn de su propia capacidad de resonancia armònica, activando asimismo los procesos emocionales que le permitan recuperar la condiciòn de armonìa entre el Cuerpo y el Espíritu.


La palabra "transgénico" proviene de "trans" (cruzar de un lugar a otro) y "génico" (referido a los genes). En resumidas palabras, es todo aquel organismo que tiene incorporado un gen extraño.


La ingeniería genética llega camuflada bajo el título de “biotecnología”. Como se observa este procedimiento puede hacerse entre plantas de igual especie, entre especies no relacionadas o incluso trasladando genes de una planta a un animal y viceversa. Con esta técnica se han roto las barreras naturales para la reproducción y creación de seres vivos. Se los apodó "cultivos Frankenstein" porque son seres mutantes, seres vivos que nunca podrían haber existido en la naturaleza de no mediar el accionar del hombre en un laboratorio.

Las poderosas industrias de la biotecnología ha invertido cientos de millones en un nuevo producto: las semillas transgénicas. Postuladas como salvadoras del hambre mundial, sólo significan la renovación del catálogo de sus productos, quienes dominan por completo el mercado mundial de estas semillas, es decir la industria global de alimentos.

La ingeniería genética no solucionará el hambre en el mundo, como afirman las empresas biotecnológicas. Al contrario: tiene el potencial de generar una mayor dependencia alimentaria. Hoy se produce el 50% más de los alimentos necesarios, según el Programa de Alimentos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Sin embargo, unas 53 millones de personas, sólo en América latina pasan hambre. Padecen hambre porque no tienen dinero, no porque no haya comida. El sistema industrial, desde hace siglos y prácticamente en todas las partes del planeta, ha expulsado a las comunidades indígenas o campesinas de sus tierras apropiándoselas para instalar allí cultivos de exportación. Si no se accede a la tierra donde poder cultivar alimentos y no se puede comprarlos, se pasará hambre aunque la tecnología incremente los rendimientos.

Hasta el momento, esta rama de la biotecnología ha sido desarrollada principalmente para bajar los costos de producción, no para producir alimentos más saludables.... Pero el Banco Mundial ha destacado que los planes de la Organización Mundial de la Salud y la Unicef para paliar el hambre y mejorar los niveles de higiene, en los setenta países más pobres del mundo, constituyen las soluciones de menor costo que se puedan aplicar. Las herramientas para eliminar el problema del hambre ya están disponibles. Y son libres de los riesgos que cualquier organismo transgénico trae. Utilizar esas herramientas, como se dijo, es sólo una cuestión de voluntad política.

¿Qué efectos tienen los transgénicos sobre la salud humana?

Es importante destacar que muchos de los genes usados en esta clase de alimentos no habrían integrado jamás la dieta humana si no fuera por la ingeniería genética. Es decir que es imposible saber cuáles serán los efectos de la ingesta de estos genes sobre la salud humana.

¿Qué efectos tienen los transgénicos sobre el medio ambiente?

Este explosivo crecimiento del uso de plantas transgénicas, una verdadera amenaza para la salud de la gente y el equilibrio ambiental del planeta. Estos organismos, al ser liberados fuera del laboratorio, originarán indefectiblemente una contaminación genética que en la mayoría de los casos se volverá irreversible. Los organismos genéticamente modificados podrían erosionar el banco genético de especies clave para la alimentación. Greenpeace advirtió en enero pasado que las variedades de maíces del norte argentino y el sur boliviano podrían desaparecer.

LOS TRANSGÉNICOS EN ARGENTINA:

El gobierno argentino ha promovido la ingeniería genética en forma tal que se ha convertido en el segundo productor mundial de organismos vegetales genéticamente manipulados. Se calcula que el 60% de los alimentos procesados contienen soja transgénica y durante la última cosecha este cultivo cubrió el 90% de la producción total con transgénicos, con lo que es altísima la probabilidad de estarlos consumiendo, sin saberlo.

¿Cómo se pueden identificar los alimentos genéticamente manipulados?

Pese a los reclamos de los consumidores, las autoridades argentinas siguen dándole la espalda al reclamo de la gente de saber qué es lo que se lleva a la boca. Las empresas, hoy por hoy, no están obligadas a etiquetar. Las comidas vegetarianas han sido las primeras en ser contaminadas genéticamente. Hoy, en la Argentina, consumir algún alimento que contenga ingredientes con soja, es exponerse a un alto riesgo de introducir en nuestros cuerpos organismos concebidos por la ingeniería genética, se ha confirmado en varios test de laboratorios científicos la presencia de soja o maíz transgénicos en los alimentos de consumo masivo.

Lo más práctico es analizar la declaración de ingredientes. Hay que prestar atención en las siguientes palabras en los productos que se compran en los super-mercados: lecitina (la mayoría contiene bases de soja) o lecitina de soja (también aparece camuflado con la insripción INS 322 o 322), proteína vegetal texturizada, proteína texturada de soja, dextrosa, aceite vegetal hidrogenado, emulsificante, proteína de soja aislada o harina de soja.


EL ETIQUETADO: EL DERECHO DE TENER LA POSIBILIDAD DE ELEGIR

Hay que exigir a gobiernos y compañías una mayor transparencia informativa. Existen empresas operando en la Argentina, que ofrecen el etiquetado en países de Europa. Es decir, tácitamente están discriminando entre consumidores de primera y consumidores de segunda. En el viejo continente, las principales compañías alimenticias han asegurado que en sus productos no se utilizan vegetales transgénicos.

La población jamás fue informada sobre la medida. La sociedad nunca fue llamada a participar si deseaba esta clase de alimentos mutados en sus mesas. Las empresas y las autoridades gubernamentales decidieron la introducción de esos genes sin ningún mecanismo de consulta previa. Aún hoy, el desconocimiento es generalizado. Y la gente come transgénicos sin saberlo.

Extraído del curso Terapia Germinal, Las Esencias de Semillas.

Vea el Programa del Curso:

ESENCIAS DE SEMILLAS -TERAPIA GERMINAL